Créditos baratos

Los créditos baratos se han convertido en una nueva manera de conseguir liquidez en tiempos de crisis. Suelen ser soluciones rápidas a problemas muy concretos de dinero. Los asesores financieros lo recomiendan el crédito barato cuando se está en una situación muy necesitada. En muy pocas horas se consigue dinero para necesidades perentorias Tienen similitudes los créditos baratos con el crédito personal y el crédito prendario.

 

Lo más normal es requerir estos préstamos con unas cantidades en torno a 10000-12000 euros. Además normalmente se pide una garantía hipotecaria y tener acceso al dinero en el plazo de unas 24 horas. No se suelen pedir las justificaciones de ingresos y la liquidez es inmediata en el crédito barato.

 

Aunque los créditos baratos estén muy extendidos y generalizados en las entidades bancarias, sus características son equivalentes a las de los otros tipos o variedades de préstamos. Este tipo de figura financiera o crédito barato demanda en algunos casos una garantía personal y también necesita un tipo de garantía real: la hipoteca de una propiedad o un bien inmueble que se posea. La hipoteca es el derecho con el que cuentan los bancos o las entidades financieras que dotan del servicio, de apropiarse del bien inmueble o propiedad, en el caso que los pagos no se respeten de acuerdo con los términos del contrato que se firma. La entidad financiera pasa a ser la dueña de la propiedad que se ofrece como garantía, si la deuda no es saldada a tenor de las condiciones estipuladas en el contrato.

 

créditos online

 

Se usan en la mayoría de las ocasiones para emprender la compra de una casa, aunque en algunos casos las personas que piden un préstamo sobre el valor de su vivienda es para hacer frente a los gastos de un negocio o reformas de importancia.


El importe nunca debe superar el 80% del valor del inmueble en cuestión. Este valor se obtiene mediante la tasación que realizan los profesionales del sector.