Créditos personales

Los créditos personales son otorgados por entidades financieras para que el usuario disponga libremente del mismo. Su destino es amplio, ya que pueden usarse para cambiar el vehículo, comprar muebles para el hogar, viajar, refaccionar la vivienda, comprar electrodomésticos o adquirir bienes o servicios de cualquier índole. Por lo tanto, estos préstamos facilitan la compra cuando deseamos comprar algo por necesidad.

Por lo general, el crédito personal cuenta con tasas efectivas de financiamiento un tanto más elevadas que los créditos hipotecarios, y los plazos de amortización no suelen superar los 5 años. Sólo se suele conceder a aquellos individuos que pueden demostrar capacidad de pago y los montos acordados siempre serán en función de los ingresos que el solicitante sea capaz de demostrar.


Hay que recordar que requieren de la garantía personal del tomador y en algunos casos de uno o varios garantes, de modo que la entidad bancaria se garantice la devolución completa.

Para tener en cuenta al comparar distintas ofertas:


- Comisión y costo de otorgamiento
- En algunas instituciones es fijo y en otras se deduce del capital solicitado.
- El costo del seguro de vida
- Lo correcto sería que se aplique sobre el saldo de la deuda, aunque algunas de estas entidades lo calculan siempre sobre el capital original.
- El costo de pre-cancelación

- Algunas entidades o bancos no cobran gastos si se cancelan las cuotas adelantadas o el montante total de la deuda.
- Gastos de apertura y mantenimiento de caja de ahorro.
- Algunos bancos, tienen como requisito abrir una cuenta bancaria en su entidad, en la cual depositarán el monto del crédito y harán mensualmente el débito de la cuota.
- Gastos administrativos.